jueves, 3 de junio de 2010

Proyecto Foltra

Que esta televisión nuestra, que pagamos todos, nos agobie con culebrones baratos, programitas del corazón  barriobajeros e insulsos, mantenedores de la masa estupidizada, etc, y pase por alto informar de lo que nos interesa, es bastante descorazonante, pero igual tendríamos que pararnos a pensar si realmente es que hay alguien o algo al que no interesa que esto se sepa, y por supuesto, mas que descorazonador sería  acojonante.

La fundación Foltra nace de un deseo totalmente altruista, de hecho sólo se mantiene gracias a las donaciones que organismos, como La Caixa u oficiales y algún que otro ciudadano de a pie, les concede.
Parece un milagro pero es ciencia y mucho trabajo. Los pacientes del médico e investigador vigués Jesús Devesa saben que no es un dios, pero no pueden evitar mirarle con devoción. Su tratamiento pionero basado en la aplicación de la hormona del crecimiento en la regeneración neuronal ha conseguido espectaculares resultados. A su humilde clínica de Teo acuden pacientes de toda España. El príncipe Kardam de Bulgaria, que sufrió un grave accidente, también se ha puesto en sus manos.

La prueba definitiva de que el doctor Jesús Devesa confía en su proyecto es que el primer paciente humano en el que lo probó fue su propio hijo, tras un grave accidente de tráfico de éste.

El catedrático vigués lleva 36 años estudiando la hormona del crecimiento y experimentando con ratones. "Conozco bien su funcionamiento y su inclusión en las terapias es prometedora. He comprobado que su administración estimula la producción de células madre neuronales que sustituyen a las perdidas por la lesión, incluso aunque sea muy antigua", argumenta. Por eso, cuando en 2002 el accidente ocasionó un daño cerebral a su hijo y los médicos aseguraron que le quedarían graves secuelas, Devesa no dudó en tratarle él mismo.

En ocho meses consiguió una recuperación completa del joven, que ahora tiene 29 años y realiza su tesis sobre daño cerebral en el equipo de investigación que dirige su padre en la Universidad de Santiago.

Al tiempo de aquella hazaña, Devesa, con el apoyo incondicional de su mujer, se animó a poner en marcha el Proyecto Foltra y ayudar a otras personas. "Compaginar el trabajo con animales en el laboratorio con el contacto directo con los enfermos es muy satisfactorio; vives la historia de cada paciente y sus mejoras te animan a continuar buscando alternativas a los tratamientos comunes", expone el doctor.

Foltra (acrónimo de fe, optimismo, lucha y trabajo) es una asociación sin ánimo de lucro. "Nuestra filosofía parte de la base de que la disponibilidad económica de cada paciente no sea nunca un factor discriminante de sus posibilidades de recuperación", apunta el investigador. Sí hay una colaboración de los pacientes y sus familias que contribuyen económicamente a que la Fundación siga adelante, pero no hay una tarifa obligatoria por el tratamiento. "Tenemos pocos apoyos y hacen falta muchos más medios, humanos y tecnológicos, para poder atender a todos los pacientes que nos llaman", asegura Ana Peleteiro.

En estos momentos cuentan con ayudas públicas de la Dirección Xeral de Promoción do Emprego, de la Consellería de Traballo, la Diputación de A Coruña, la Fundación María Esperanza Gómez Ruido. y sobre todo La Caixa, que recientemente les ha concedido una importante ayuda para la adquisición de un moderno equipo de potenciales evocados.

Próximamente, el propio Devesa será el encargado de codirigir el ensayo clínico que se realizará en el Centro Nacional de Parapléjicos de Toledo y que supondrá para el Proyecto Foltra un referendo con todas las bases legales. El ensayo, que está a la espera de la aprobación por parte de la Dirección General de Terapias Regenerativas del Ministerio de Sanidad, se desarrollará a lo largo de un año con 76 pacientes con lesión medular en Foltra y Toledo.

Devesa rechaza las ideas en contra del uso de la hormona del crecimiento. "Hay una creencia popular de que su administración aumenta el riesgo de padecer cáncer, pero esto es un mito; casi todas las células del organismo fabrican esta hormona como un factor para su supervivencia. Hay una serie de tipos tumorales (próstata, colon, mama y leucemia) donde esas células producen gran cantidad de hormona del crecimiento, pero la forma de producirlas el cuerpo es totalmente diferente a la manera en que llega a las células cuando se administra desde fuera", explica el experto.

Devesa publicará próximamente una revisión de sus investigaciones sobre la aplicación de la hormona del crecimiento "que espero a que contribuya a que la sanidad pública la utilice en el tratamiento agudo del ictus, la prevención de la parálisis cerebral por anoxia perinatal (en el momento del parto), la cicatrización de lesiones, úlceras y problemas vasculares, entre otros", enumera.

"Alejandro, camina recto", indica el doctor a un joven coruñés de 22 años que bromea con todo el personal. Alejandro Pazos lleva un año en Foltra, a donde se desplaza cada día con su madre en coche o con su abuela en tren. Sufrió un brutal accidente de moto a los 14 años que le dejó, tras dos meses en coma profundo, numerosas secuelas, que los médicos han tratado de paliar con operaciones de cabeza, mandíbula, nariz y tráquea. "Con este nuevo tratamiento tengo más fuerza en los brazos y las piernas, pero yo lo que quiero es estar como antes".
Devesa le da una palmada en la espalda. "Sigue trabajando y lo conseguiremos".

Si quieres informatre más acerca de este tema o conoces a alguien que pueda necesitar esta información no dudes en contactar con PROYECTO FOLTRA

2 comentarios:

Marbella 65 dijo...

Soy oficialmente una madre FOLTRA. Mi blog con el relato de la experiencia es blog.joselete.com

Saludos

Natacha Díaz Pérez dijo...

Muchas gracias por el dato.
He visitado el blog y me ha emocionado muchísimo, sólo espero y deseo desde lo más sincero y profundo de mi corazón que salga estupendamente.
Ánimo cariño y "adelante" mami coraje

Publicar un comentario