martes, 8 de septiembre de 2009

Disturbios en Pozuelo de Alarcón

Los disturbios, protagonizados por unas 1.000 personas que hacían botellón durante las fiestas locales, terminaron con numerosos destrozos en el mobiliario urbano y hasta con un coche patrulla calcinado.

El 112 recibió entre las 00.00 y las 07.00 del domingo 200 llamadas relacionadas con los altercados, que conllevaron 23 expedientes por amenazas y agresiones, 14 por heridos, 13 por incendios y 18 por intoxicaciones etílicas.

El alcalde de Pozuelo, que no quiso hacer declaraciones el domingo, dijo ayer que los alborotadores son "energúmenos de fuera". El Juzgado nº1 confirmó que de los 13 detenidos mayores de edad, sólo dos son vecinos del municipio.

Los 13 detenidos mayores de edad declararon ayer ante la juez Mónica Gómez en Pozuelo. Aunque algunos reconocieron su participación en los altercados, todos quedaron en libertad a la espera de nuevas diligencias.

Están acusados de desórdenes y atentado a la autoridad, aunque la juez no ha concretado formalmente a cada uno los hechos que se les atribuyen. Los otros siete han pasado a disposición de la Fiscalía de Menores.

Pozuelo de Alarcón, es uno de los municipios españoles con un mayor indice de renta per capita.

Se puede llegar a la conclusión de que los jóvenes, nuevos ricos, tienen el apoyo de los papis que ante cualquier gamberradilla de los chicos, mueven sus hilos para conseguir incluso que se los ponga en libertad.

Podemos estar en contra de las actuaciones policiales en este pais, por supuesto, pero episodios como el ocurrido en Madrid, por una panda de niñatos consentidos, ponen en peligro plataformas muy bien consolidadas que critican el excesivo control y vigilancia que estamos sufriendo por parte de los efectivo de la seguridad del estado.

Escuchaba a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, decir ante lo ocurrido que. ...no se iba a consentir un ataque a ninguna comisaria por parte de unos vándalos..., Sra. Aguirre, ni a una comisaria, ni a una joyeria ni a un supermercado, ni a una gasolinera, ni.......absolutamente a nada.

Y si es cierto lo que se comenta por parte de los entendidos,

Precisamente, el contexto es un detonador de las situaciones violentas según el ex Defensor del Menor, el psicólogo y pedagogo Javier Urra, quien evidencia que «los horarios de divertimento de nuestros menores no son los apropiados, ¿qué hace un chaval de catorce años a las cinco de la mañana?». Urra denuncia «la permisividad total» que se le da al botellón y alerta que la falta de respeto a la autoridad nos ha conducido a una situación límite. «Hay una cierta dejación por parte de los padres, que no se atreven a reprender a sus hijos para no causarles traumas; en la escuela, el profesor tampoco se enfrenta a la actitud violenta de los chavales al no verse respaldado por las instituciones públicas y hasta en la calle, los ciudadanos son incapaces de imponer respeto ante el joven violento». En esta línea se pronuncia Valentín Martínez-Otero, profesor de Educación de la Universidad Complutense, al evidenciar que cada vez hay más padres con miedo a sus hijos. «Se trata de temor a denuncias, a insultos, incluso a agresiones físicas. Hay padres que, ya sea por excesiva tolerancia o por indiferencia, renuncian a su labor educadora. La autoridad es fundamental». Por su parte, un contendiente Javier Urra ataja el problema de la tiranía que ejercen muchos críos sobre su familia sin paliativos: «El padre que tiene miedo a ejercer su autoridad es un impotente, un cobarde y un estúpido» El proceso educativo de nuestros menores es «en general, insuficiente en lo que se refiere a aspectos básicos de su formación como la responsabilidad. No se presta la debida atención al cultivo de actitudes y valores», censura Martínez-Otero. Fuente ABC ...yo me pregunto, ¿que narices hacen un padre o una madre en disposición judicial por darle una bofetada a su hijo cuando realmente lo merece?. No hablo de palizas, ni de abusos de autoridad (ni por parte de los padres ni por parte de los hijos, que te amenazan con denunciarte si los tocas) No estoy , en absoluto, a favor de la violencia de género, pero ni de género ni callejera ni ningún tipo de violencia como la que acaba de acontecer, y quizás si , a modo de llamada de atención, reprendiéramos a nuestros hijos con un cachete a tiempo, estaríamos evitando que hoy pasara todo esto con nuestros jóvenes.

2 comentarios:

Jota Willem dijo...

vivimos tiempos donde la autoridad esta en tela de jucio.
bonito reportaje
un saludo

Natacha Díaz Pérez dijo...

¡Y tanto! Que la autoridad está en tela de juicio es una realidad aterradora. Da verdadera pena.
Gracias por tu comentario y un saludo

Publicar un comentario