martes, 10 de agosto de 2010

El asesino del parque; Francisco de Assis Pereira

Francisco de Assis Pereira, asesinó a 11 mujeres después de violarlas en un parque de las afueras de la ciudad de San Pablo, Brasil.

Su modus operandi era exacto en todos los casos. Encontraba a sus víctimas en supermercados o paradas de ómnibus y se presentaba como el caza-talentos que descubre bellezas para agencias de modelos. Con el pretexto de sacarles fotos, las llevaba al Parque del Estado, en el Gran San Pablo, y allí las violaba y ahorcaba con una soga. Los cuerpos de ocho mujeres asesinadas fueron hallados de a dos, en un radio de 200 metros.

El caso de Francisco de Assis ya figura en las crónicas policiales brasileñas como el de uno de los peores psicópatas de la historia de este país latinoamericano. Los primeros datos de este asesino lo aportaron los peritos cuando el cuerpo de una de las víctimas presentaba una mordida. Entonces los peritos odontológicos pudieron reproducir la mandíbula de la persona que la había mordido y también la contextura ósea de su cara. La pista que condujo al hombre -que trabajaba como mensajero con una moto- la dieron otras siete mujeres atacadas por el maníaco y que, por casualidad, lograron salvarse.

Con los datos que aportaron estas víctimas se pudo realizar un retrato robot de Francisco de Assis Pereira y se reprodujo en todos los medios de difusión. Su búsqueda duró 23 días, hasta que fue detenido por casualidad en Itaquí, en la frontera entre Brasil y Argentina, a 730 kilómetros de Porto Alegre.
Después de cruzar el río Uruguay que marca el límite entre los dos países, el joven pidió alojamiento en la casa de un pescador de la zona, Joao Carlos Dorneles Vilaverde. El pescador que, había seguido el caso por televisión, llamó a la policía y fue detenido.

Otra de las partes importantes de la historia de Francisco de Assis Pereira fue su juicio, ya que los abogados defensores insistían en que era un psicópata que no tenía noción de los hechos que había realizado. Entonces el fiscal tuvo que demostrar por medio de peritos nacionales y extranjeros que Francisco de Assis era plenamente consciente de sus actos y que debía recibir la pena máxima.

Después de varios juicios se comprobó que este asesino serial era conciente de sus actos y se le dio la pena de 270 años de prisión por los crímenes de 11 mujeres, de los cuales sólo 9 cuerpos fueron encontrados. La primera víctima de este depredador fue durante el primer semestre de 1997 y la última en febrero de 1998. Recién el 4 de agosto de 1998 fue detenido en la ciudad de Itaqui.

Algunas victimas:
Elisângela Francisco da Silva (21), su cuerpo fue hallado el 28 de julio de 1997.
Raquel Mota Rodrigues (23), su cuerpo fue hallado el 16 de enero de 1998.
Selma Ferreira Queiroz (-18), fue hallada el 3 de julio de 1998.
Patrícia Gonçalves Marinho (24), hallada el 28 de julio de 1998.

Cómo única explicación argumentó que "eran chicas estúpidas y crédulas y al irse con cualquiera que le pidiera para fotografiarlas, sin apenas conocerlo, eran fáciles y se merecían pagar por ello".

En el caso de Elisângela Francisco da Silva, declaró que fue la mejor noche de su vida, y comentó a la policía que durante 2 días siguió visitando el cuerpo muerto de la joven, "sólo para besarla", aunque, cuando empezó a hacerse evidente los signos de descomposición, abandonó las visitas.

3 comentarios:

RATO dijo...

¡Vaya!, creo que los cambios electromagnéticos llevan varios años haciendo perder el sentido, por eso no puedo estar sin una brújula.

Un abrazo,

RATO

RATO dijo...

Creo que ese maldito campo energético ha hecho que me equivocara al escribir el anterior comentario, quería escribirlo en el cambio vibracional

Natacha Díaz dijo...

Eso si que es cierto, el sentido hace mucho tiempo ya que lo dejamos aparcado. Konus es una buena marca de brújula, así que voy a seguir tu consejo y no salir a la calle sin una.
Saludos

Publicar un comentario